¿La crisis de la derecha significará una victoria del chavismo?

0
445

El cuadro es incierto a pocos días de las elecciones a las gobernaciones. El chavismo tiene ventaja política, la situación económica para el común de la gente desmejora a paso acelerado, y la derecha no parece recuperar fuerza. ¿Cómo se traducirá en la contienda electoral? Kevin Rangel, coordinador nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora, analiza el escenario.

¿En qué situación se encuentra la derecha venezolana?

La derecha está en un momento difícil, vive uno de sus peores momentos en estos años. Esto se debe a la situación de crisis al interno del bloque contrarrevolucionario a partir del 30 de julio, de la elección de la Constituyente, fecha que abrió un nuevo escenario donde el gobierno logró retomar la ofensiva táctica, y que permitió derrotar al plan insurreccional que venía desarrollando la derecha. Esa situación de crisis los coloca en una situación compleja que tensiona las contradicciones internas, profundiza las divisiones, plantea el problema de la conducción, ¿quién conduce de aquí en adelante la estrategia, cuál camino? ¿Cuál paso después de haber sido derrotado el plan? Están en una situación como en cualquier batalla, cualquier guerra, cuando los ejércitos al perder se repliegan a hacer el proceso para reconstruir la fuerza. Hay que verlo desde este escenario, desde esa ofensiva que lanzaron, de la cual salieron derrotados, y esa derrota descolocó su estrategia.

¿Cómo podría repercutir en las elecciones a gobernadores?

El escenario de la confrontación va a ser lo electoral, y, en esta situación, les será difícil de lograr buenos resultados. Eso se debe, además de lo ya dicho, a otros factores. En primer lugar, el carácter de clase de la derecha venezolana que no logra conectar su proyecto, su propuesta, y por lo tanto no logra capitalizar el descontento popular. Ese alejamiento con la base, con el pueblo, los aleja de la posibilidad de ser una alternativa, todavía representan el pasado, lo más nefasto de las características de la Cuarta República.

Otro elemento es la crisis de liderazgo y de credibilidad de la derecha. No logra construir un liderazgo que capitalice el descontento, conduzca y genere confianza en el acumulado de la oposición venezolana, incluso en los factores que representan su misma base, clases medias, profesionales. La derecha depende mucho del accionar internacional, del apoyo mediático, de construir escenarios desde un laboratorio, desde la Casa Blanca, tiene una fuerte dependencia con las grandes corporaciones mediáticas, financieras. Eso dificulta la posibilidad de que crezcan referentes autónomos de la derecha venezolana para confrontar al chavismo, que es una fuerza con capacidad de resistencia, de lucha, con historia, con una fuerza que deja el legado del Comandante Chávez, con unidad, proyecto, estrategia, un instrumento político más claro.

Es muy difícil, con toda la ofensiva que se ha emprendido desde las fuerzas chavistas para reconstruir el escenario, abordar problemas y reconstruir la mayoría nacional, que haya un buen resultado para la derecha. Sin embargo, la derecha tampoco está liquidada, eliminada del escenario, es un actor que está en un momento crítico, pero tienen cómo reorganizar su fuerza para actual. Para esta batalla electoral no se los ve actuando con contundencia, no se los ve con fuerza en la campaña electoral, donde están débiles, con poco contenido y divididos.

¿Qué se puede esperar para después del 15 de octubre de parte de la derecha?

Es incierto, por ahora lo que se asoma son las acciones y sanciones que ha venido asumiendo Estados Unidos contra Venezuela. Han traslado la violencia de calle al plano económico, y es ahí donde están actuando para generar un descontento mayor, una crisis económica más profunda que les permita, a partir de allí, reconstruir un plan de ofensiva para derrotar al gobierno. Los norteamericanos han planteado un plan estratégico a largo plazo, va por ir conquistando las consciencias de la gente, ir rompiendo el nexo de las mayorías, los sectores populares con la revolución venezolana. Pero también hay otros factores geopolíticos que actúan en esa batalla, y es importante tenerlo claro, la disputa en Venezuela hoy no es meramente nacional, sino que va más allá.

Existe también el elemento de la crisis económica. De haber un resultado favorable a la revolución, tendrá que ver con lo mal que está la derecha, y demandará entonces mayor contundencia en abordar, encarar el problema económico, en materializar lo que se anuncia. Ahí están, por ejemplo, las 8 leyes constituyentes que planteó el presidente, y el pueblo siente que fueron anuncios que quedaron en el aire, y esa falta de coherencia de las decisiones hace que no terminen de repercutir en la dinámica concreta de la gente. No se están abordando los problemas de la gente, no se está atendiendo, y hay un malestar general en el pueblo, la gente no le cree a la derecha, pero a veces no le cree al gobierno, porque no se materializa lo que se anuncia. Es entonces necesario acercar el gobierno a la gente, encarar los problemas de la gente, hacer un ejercicio de democratización interna de la política, que las instituciones, las gobernaciones dejen de gobernar, como muchas veces lo hacen, de manera vertical, sin dejar espacio para las formas de organización popular, la gente de a pie.

En ese cuadro convocamos como Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora a votar el próximo domingo, no podemos cederle espacios de poder político al enemigo. Por eso estamos desplegados en cada uno de los estados donde hacemos vida, en campaña, con el objetivo de ganar la mayor cantidad de gobernaciones y defender los votos ya que la derecha intentará cantar fraude e intentar acciones contra la democracia.

Prensa Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Comentarios

SIN COMENTARIOS